En Vivo Fotos Aplicaciones Síguenos

Domingo, 25 de Febrero del 2024



Jueves, 24 de Noviembre 2022

¿Cómo se convirtió Miami en la “Ciudad Mágica”

Compartir en Facebook      twitter share

Era un lugar inhóspito y apartado, al que el ferrocarril no llegaba. Pero repentinamente se transformó en una metrópolis moderna, que creció hasta ser una atracción global


Miami era un pequeña comunidad de nueve personas 1895 y así creció su centro ocho años después, en 1903. (Dominio Público)

Así, de pronto, como por arte de magia, nació de entre los manglares y los mosquitos, en un pantano, la Ciudad Mágica. Sería fácil pensar que de su origen improbable y repentino, de monte salvaje a metrópolis moderna, nace el sobrenombre Magic City. Pero en verdad, el apodo de Miami tiene una procedencia más mundana.

Más contenido sobre la vida en Miami

Tenemos que remontarnos a 1894, cuando Julia Tuttle, dueña de una plantación de cítricos, tuvo la idea de transformar ese pedazo ignorado del sur de la Florida en una ciudad: por eso más tarde se la llamaría la Madre de Miami. El industrialista y magnate ferroviario Henry Flagler había terminado por aquel entonces la expansión de su ferrocarril de Nueva Yorka Palm Beach, al norte de Miami. Tuttle entendió que para hacer su sueño realidad tenía que convencer a Flagler de expandir su ferrocarril al sur. El millonario desestimó la idea al instante. Era un lugar inhóspito de pinos y algunas plantaciones. No había prospecto alguno de ganancias.

En los orígenes de Miami se destacan los nombres de Julia Tuttle y Henry Flagler. (Israel Loreto / Infobae)

Te puede interesar: Miami: 7 opciones para disfrutar de la ciudad como un cubano

Así fue hasta la Gran Helada de 1894, posterior al rechazo de Flagler. Hoy en día, la temperatura mínima promedio para Miami es de alrededor de 60 °F (16 °C), pero en el invierno de 1894–95, el sur de Florida alcanzó un mínimo histórico de 18 °F (-8 °C). La agricultura del estado se vino abajo. Todas las plantaciones perdieron sus cosechas. Todas menos una: la plantación de cítricos de Julia Tuttle en aquel yermo inhóspito.

Cuenta la leyenda que la citricultora le envió a Henry Flagler una naranja perfecta. De pronto, el hombre de negocios vio el valor de la propuesta.

La inscripción de Miami como ciudad se produjo inmediatamente después de la entrada del Ferrocarril de la Costa Este de Florida, de Henry Flagler, en abril de 1896. Una pequeña comunidad, con solo nueve personas viviendo a lo largo de la desembocadura del río Miami en 1895, se posicionó, con la entrada del tren y su consecuente conexión con puntos del norte, para convertirse en una de las ciudades más importantes de Florida. Semanas después adquirió su sobrenombre. Pronto vino un influjo de norteños que huían de la helada anterior y otros en busca de oportunidades. El territorio vio un repentino aumento poblacional. Testigos de la época decían que era como si una gran ciudad hubiera surgido de la noche a la mañana, como por arte 

de magia.





ENCUÉNTRANOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN TWITTER

PRIMICIA

Belén Radious - Derechos Reservados

Desarrollado por: Sistemas Andinos